Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

La política “barata” de unos cuantos destruye instituciones nobles en Tierra Blanca.

Compartir

Opinión: “Réplica republicana”

Por. José Luis Cruz Salazar

*** El Instituto Tecnológico Superior de Tierra Blanca desde los últimos dos años entre ignominias, luchas estériles, caprichos, sindicatos disidente, ataques vicerales y Consejo estudiantil amañado.

*** De negociaciones políticas fallidas, fiscalizaciones y amenazas, así operan en Veracruz, la constante el desatino, debe el secretario el paisano Eric Patrocinio Cisneros calmar las aguas o se saldrá de control.

Tierra Blanca, Ver. 07 julio 2019. Recuerdo cuando la noche del 4 de marzo por la noche dimos cobertura a un movimiento estudiantil en el Instituto Tecnológico Superior de Tierra Blanca que creí genuino, de hecho lo era y puede seguir siendo, pero que con el avance del tiempo se ha contaminado, esa noche un grupo de jóvenes universitarios valientes se enfrentaron al poder férreo, intransigente y déspota del gobierno del que apodan “El perro” Fidel Herrera dixit, Miguel Ángel Yunes Linares.

Lucharon contra el compadrazgo que había llegado a dirigir las riendas del ITSTB y sus pésimas desiciones de despido injustificado de catedráticos como el de Alfonso Apolos, Esteban Aparicio y de Sandra Luz Iturribaría, además de malos manejos administrativos y por la falta de perfil para ostentar el puesto de la entonces directora Ihara Álvarez, fue impuesta por la relación amical de los Yunes con conocida familia terrablanquense, empresarios de la comunicación.

Nunca hubo solución, solo quedó cumplimentado parte del pliego petitorio de la comisión de estudiantes en la mesa negociadora, semanas después se levantaría la toma de las instalaciones del Tec y la manifestación se levantaría después de constantes marchas y movimientos pacíficos de protesta, ahí nace el CESA (el Consejo Estudiantil), quienes ahora gozan de oficina, apoyo a actividades intraescolares, insumos y pago de algunos servicios desde la administración de Ihara hasta la llegada de la 4T.

La semana pasada, iniciando el mes de julio a finales de junio se oyeron en los pasillos del ITSTB amenazas de otro movimiento estudiantil, ahora por el presunto despido injustificado de la profesora ingeniero Arlet Barrientos de Lara quién tambien es síndica de la actual administración y esposa del ex alcalde Saúl Lara González, supuestamente fue separada del cargo por quejas de alumnos de que faltaba mucho, simplemente un día llegó y el guardia ya no la dejó pasar.

De ahí se origina que algunos integrantes del CESA estuvieran en desacuerdo del despido, pero también había otro motivo aparente, el de la nula entrega de títulos a alumnos que llevan hasta 6 y 8 años en espera de su documento, era el pretexto perfecto de algunos actores externos a la vida universitaria de nuestra máxima casa de estudios, vaya ni las familias perjudicadas habían denunciado la falta de documentación de sus hijos.

Resulta que el actual director del Tecnológico de Tierra Blanca el doctor Sídney René Toledo Martínez que fue enviado por el gobernador Cuitláhuac García Jiménez y el secretario Zenyazen Escobar a dirigir la “papá caliente” políticamente hablando, no fue lo que esperaban algunos “externos” e “internos” del Tec, además de que estaban molestos por que de manera sorpresiva tumbaron al “gallo” del Consejo Estudiantil, algunos padres de familia y trabajadores, al ingeniero Esteban Aparicio Torres, quién se le veía muy seguido en el Congreso Local, en eventos del gobernador Cuitláhuac y muy de la mano de Zenyazen, creo que la 4T solo lo utilizó.

Como no pudieron en ese aspecto hacer cumplir los caprichos y consolidar los proyectos unipersonales se fueron ahora contra el Sindicato de Trabajadores de la Instituto Tecnológico Superior de Tierra Blanca, el STITSTB que dirige el joven Carlos Ramos Morales, en marzo y abril se llevaron a cabo los procesos internos de elección para secretario general del sindicato, ganando de calle Ramos Morales, pero su único contrincante Héctor Murillo se declaró disidente del STITSTB, por lo que él y 22 trabajadores más crearon otro Sindicato que ya logrado establecerse de acuerdo a la ley.

Así pues hay dos sindicatos ahora en nuestra máxima casa de estudios, mientras que el otro se quedó con 96 trabajadores activos, entre pugnas, zancadillas y guerra de declaraciones ahora tiene que lidiar el director Toledo Martínez. Lo que a continuación escribo me lo informaron “off the record” en los pasillos del poder, emitiendo un análisis en esta columna de opinión, resulta que en palacio de gobierno llegó hasta el escritorio del paisano Éric Cisneros que los alumnos del Tec estaban motivados de nueva cuenta para tomar las instalaciones por el despido de la ingeniero Arlet y la nula entrega de títulos y cédula profesionales.

Por lo que se activo un plan emergente para solucionar ese tema, el primero y más importante la entrega de títulos a los jóvenes egresados, inmediatamente en una visita relámpago hace unos días de Zenyazen Escobar secretario de educación a Cosamaloapan, se comprometió a solventar el problema lo antes posibles, de esas gestiones el secretario de gobierno y el de educación dieron indicaciones de que inyectara el recurso necesario para salir del problema.

Del otro, pues al buen entendedor pocas palabras, ahí está el proceso legal que salió a la luz a los medios estatales y locales sobre el presunto daño patrimonial a la cuenta pública del 2017 del ex alcalde Saúl Lara González esposo de la catedrática despedida, no me ayudes compadre le ha de haber dicho a los estudiantes que trataron de cierta forma defenderla, el caso es que aquellas negociaciones donde estaban el titular el ORFIS, el ex tesorero Pena Romero y Lara González y otros dos funcionarios más del órgano de fiscalización se rompió y que lo acalambran.

Lo único malo de todo esto es que se llevan entre las patas a una institución noble, como lo dije al inicio, de nuestra máxima casa de estudios, orgullo debería de ser para Tierra Blanca y no blanco de ataques de grupos y grupúsculos. A ver en que termina esta historia, solo diré continuará…

PD. La que tira la piedra y esconde la mano es la actual diputada local Margarita Corro Mendoza quien está muy mal asesorada por el ex perredista, la mente preversa y maquiavélica el profesor Sergio Estévez, quién lo hace con mucho gusto a cambio de 30 mil mensuales ganando como asesor del Congreso Local, en la próxima entrega le daré pormenores de nuestro trabajo reporteril de un tema muy relevante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *